El Tato, la otra cara de un herrero